Asu Mare! Qué tal marketing!

Anoche fui a ver ASU MARE. Qué mostra película! Qué entretenida!

No soy crítico de cine ni nada por el estilo, así que no esperen opiniones más elaboradas, yo las películas las divido en sólo 2 géneros: el género me gusta y el género no pasa nada. Como es lógico de suponer, cada uno de estos géneros en bien amplio: en el género me gusta pueden entrar Duro de Matar 5, Media Noche en Paris, Buscando a Nemo y un montón de films aparentemente inconexos. Y lo mismo pasa con el género no pasa nada.

ASU MARE entra de lleno en el género me gusta. Me hizo reír. La pasé bien en el cine y salí contento y comentando. Supuse que porque soy apenas 2 años mayor que Cachín me identificaba especialmente con todo lo caricaturizado ahí, pero en verdad la sala estaba llena de bote a bote con público de todas las edades y todos se carcajeaban de lo lindo, así que no es por edad: la peli es buena y punto.

De lo que sí puedo comentar un poquito más es de Marketing y ASU MARE es una lección en ese tema, en especial para muchos directores y productores de cine que no toman en cuenta al público a la hora de hacer sus películas. Nunca he entendido cuando piden “apoyo estatal para el cine peruano” o cuando se quejan de que “las salas sólo exhibieron la película 10 días”. Cada que escuchaba esas cosas pensaba en porqué diablos el Estado o los dueños de salas tendrían que subvencionar un trabajo mediocre, que si hicieran bien su chamba, si hicieran películas pensando en el entretenimiento del público en lugar de la fama artística-intelectual-personal, si se dignaran a testear sus películas antes de exhibirlas, si hicieran una buena comunicación previa al lanzamiento (entre muchas otras tareas de marketing para principiantes) las salas podrían estar llenas por mucho tiempo y ellos podrían ganar muy buen dinero. ASU MARE es una demostración de que esto que me parecía lógico, es perfectamente posible.

Lo que los creadores de ASU MARE han descubierto -con mucho sentido común- es que hay un público muy muy grande, enorme en verdad, que busca entretenimiento puro y duro, que busca ir al cine a pasar un buen rato y a reírse a pata suelta, y que en el Perú ese segmento de público es mucho, muchísimo más grande que el que busca el drama social, la crítica al sistema, el retrato inspirado de la desesperanza nacional y latinoamericana y tantos otros temas tan “importantes” como aburridos y deprimentes. Y es muy entendible: oye, si los programas periodísticos y los diarios están llenos de esos temas… para qué voy a pagar para deprimirme más! Si chambeamos como burros de lunes a viernes, cuando vamos al cine buscamos escapar y entretenernos, sea con una comedia, con un romance, con una película de acción o aventura… Claro, claro, claro, existe también un segmento al que le interesa el cinema-intelectual, un grupo de personas que puede conversar y polemizar durante horas de horas sobre el interesante punto de vista del Director sobre un tema tan importante para la sociedad… pero no hay que ser un genio para saber que ese segmento es realmente enano y que cualquiera que haga una película para ese segmento pierde el tiempo quejándose de la falta de apoyo del Estado y los cines, y más bien tendría que darse con una piedra en el pecho si las salas le regalan un fin de semana en su agenda.

Me imagino a los que hicieron ASU MARE en la disyuntiva… “a ver, o seguimos lo que nos enseñan Hollywood y Bollywood, o seguimos la onda intelectual-latino-europea. En la primera podemos ganar buen dinero, en la segunda tenemos que poner el dinero nosotros o buscarnos un mecenas.” O quizás fue más simple aún y sólo dijeron “vamos a divertirnos y hacer una película para matarnos de risa.” Cualquiera haya sido el proceso, el hecho es que la achuntaron de medio a medio, sobre todo en este momento en el que el peruano promedio que puede pagar una entrada de cine está bastante contento y optimista: una película de puro entretenimiento ha sintonizado perfectamente con el mood que vive la clase media peruana.

Bien por ellos! 150,000 personas en el primer día de exhibición! Fantástico! Me alegra un montón por un tipo tan bacán como Cachín y todo su equipo. Ojalá que verdaderamente ganen una montaña de dinero, para que puedan animarse a seguir, a invertir y hacer cada vez más y mejores películas del genero… me gusta!