El Bujiazo y la Teoría de las Ventanas Rotas

A propósito del bujiazo de anteayer en la Javier Prado, vale la pena recordar la Teoría de las Ventanas Rotas, de la que me enteré cuando Bill Bratton visitó el Perú hace unos años.

En síntesis, la teoría propone algo más o menos así: si alguien rompe la ventana de un edificio y nadie la repara inmediatamente, los vándalos se divertirán rompiendo más y más ventanas, luego, al darse cuenta de que a nadie le importa el edificio, asumirán que es un edificio “abandonado”, pintarán grafitis y lo invadirán, en breve empezarán los asaltos en esa manzana y pronto todo el barrio termina convirtiéndose en zona roja.

Bratton se basó en esta teoría cuando estuvo en la policía de Nueva York y aplicó “Tolerancia Cero”, con lo que logró que la ciudad pase de ser una de las más peligrosas a una de las más seguras de USA.

¿Cómo funciona en la práctica? Pues, en lugar de esperar y pretender atrapar a los ladrones robando un banco o asaltando a punta de pistola a un peatón, Bratton empezó a "reparar las ventanas" apenas se rompían: detenían a los que entraban al metro sin pagar el boleto, los revisaban y muchas veces encontraban que tenían armas, antecedentes y que en efecto su intención era asaltar en el metro.

El principio era simple: un ladrón es un tipo de mal vivir en su vida diaria, incluso antes de cometer un delito. Un delincuente no obedece las leyes, ni las reglas de tránsito, ni los más mínimos principios de la educación cívica.

Entonces, empezaron a detener a los que orinaban en las calles, los que andaban ebrios, los que insultaban a los transeúntes… y en muchos casos descubrían armas, antecedentes y drogas.

Al poco tiempo los delincuentes entendieron: Nueva York no era una ciudad “abandonada”.

El Bujiazo según Bratton.

1. Pudieron detener al sujeto antes, por andar en una moto sin placas, pero nadie lo hizo.

2. Pudieron detener al sujeto antes, porque su acompañante no llevaba casco, pero nadie lo hizo.

3. Pudieron detener al sujeto antes, porque iba en moto por una avenida en la que están prohibidas, pero nadie lo hizo.

4. Bujiazo.

Hace poco pude conocer a Uresti. Me pareció un sujeto bien intencionado y muy pilas. Ojalá que alguien le presente a Bratton.