¿Guerra sucia? O política nomás.

Hace unos días me entrevistó René Gastelumendi de Cuarto Poder respecto al tema de la "Guerra Sucia".

En verdad yo sabía que lo políticamente correcto era contestar que estaba totalmente en contra de la "guerra sucia", que lo que todos queríamos escuchar era un debate alterado, un debate de ideas y sin ataques personales; pero bah… eso no fue lo que dije. Por el contrario, dije que estaba completamente a favor de ella. Lo que pasa es que en realidad pienso que algunas acciones de los postulantes que se están calificando como "guerra sucia" en realidad no lo son, son simple política nomás.

Una mugrecita en un cochino mundo.

Todos conocemos lo asqueroso que es el mundo de la política, así que no vengamos ahora a hacernos los estrechos: la política es sucia aquí y en todos los países del mundo, y sobre todo en medio de una campaña presidencial… no puede ser de otra manera.

La campaña es el momento en que los candidatos se juegan el todo por el todo, perder significa esperar 5 años más y eso hace que para cada uno de ellos esta elección puede ser la última oportunidad.  Ellos van en busca de convertirse en la persona más poderosa del país y nadie dijo que ese camino debía ser fácil. Es un camino brutal y sanguinario y a mi me parece que está bien que así sea para que quien llegue al trono sea el mejor, el más astuto, el más fuerte, inteligente y hábil de los participantes.

Es una lucha a muerte y se lucha con todo, y todos conocían la reglas antes de entrar, así que a no ponerse a llorar ahora. Además, frente a todas las cochinadas que hemos visto en el mundo de la política peruana, que Castañeda saque del closet a Bruce, que Toledo hable de despenalizar la droga, que PPK mencione la posibilidad de liberar a Fujimori en caso de enfermedad o que Keiko se haga un examen toxicológico voluntariamente… en realidad no me parece guerra sucia, sino como política nomás.

Y no avergonzarse, porque esto es igual en todos lados. Basta mirar campañas políticas de otras partes del mundo para darse cuenta que así son las campañas. Los ataques de McCain a Obama fueron brutales y las respuestas de Obama también lo fueron. El que quiera ser Presidente de un país debe saber atacar y saber defenderse, porque para ganar una elección hay que lograr una sola cosa muy obvia y muy sencilla: que los demás contenedores pierdan

Presidente In Vitro.

Para mi una campaña electoral es como una prueba de laboratorio, como un servinacuy, como un ensayo de lo que será el comportamiento del candidato en el mundo real si es que este llega a ser Presidente.

Un candidato que no puede manejar una campaña presidencial adecuadamente en realidad no merece ser Presidente. El candidato ganador deberá probar que ha sido capaz de manejar, controlar y dirigir a su partido y a su comité de campaña, si no es capaz de eso, ¿cómo se dirigirá mañana un Consejo de Ministros?

Un candidato debe además ser capaz de comunicarse con el público, de exponer claramente sus ideas y de convencer a la opinión publica, si no es capaz de eso, ¿cómo será capaz de comunicarse con la gente cuando esté en el gobierno y su credibilidad empiece a bajar?

Un candidato debe tener la inteligencia emocional, la correa y la astucia política  para saber defenderse de los ataques de sus rivales, si no es capaz de hacerlo durante la campaña ¿cómo reaccionará a los insultos que mañana le diga Evo Morales o a las puyas que Hugo Chávez le lance cualquier fin de semana desde su programa de TV?  Sí, ni siquiera la política internacional está libre de ataques y "guerra sucia" y la verdad-verdad, yo prefiero tener un Presidente que sepa defenderse a un presidente débil y llorón.

Mientras más dura sea la campaña mejor para todos nosotros, pues podremos medir mejor las capacidades de cada uno de los candidatos y elegir el mejor de ellos para dirigirnos y representarnos.

Trapitos al sol.

Que se digan lo que se tengan que decir. Que se acusen de lo que se tengan que acusar. Que lo hagan ahora, antes de que cualquiera de ellos llegue a ser Presidente. Por más duro que sea, saber las cosas ahora es mejor que enterarnos mañana.

Todos sabíamos ya que a Toledo le gustaba el etiqueta azul, pero si Toledo es cocainómano (cosa que su renuencia a hacerse el examen toxicológico está haciendo que empiece a dudar) prefiero saberlo ahora y no esperar a que se aparezca un día durazo en un acto oficial, con la nariz blanca y la banda presidencial. Si Castañeda metió la mano en la lata en el caso Comunicore, yo prefiero saberlo ahora y no esperar a que que wikileaks revele que tiene alguna cuenta en la banca suiza cuando ya tenga en sus manos toda la economía nacional.

Si esto es guerra sucia, bienvenida la "guerra sucia". Para mi es política. Concentrada eso sí, maximizada eso sí, acelerada eso sí, pero al final de cuentas, es pura política nomás.