Indulto Humanitario: ¿Quién los entiende?

Indulto Humanitario: ¿Quién los entiende?
30-09-2009321.jpg

Uno de cada dos peruanos va a estar en desacuerdo con lo que voy a decir, pero -la verdad-verdad- yo no hubiera metido a Fujimori en la cárcel... y menos por 25 años, porque en el caso de una persona de su edad siempre estuvo claro que esos equivalían a una clara cadena perpetua. No tengo la menor duda de que el ex-Presidente merecía un castigo ejemplar, pero la dura realidad que nos tocó vivir a todos en esa época era tan singular y generaba tantos atenuantes que en mi opinión debimos diseñar un castigo igual de singular para su caso. Eso es lo que pienso, eso es lo que me hubiera gustado ver.

Sin embargo, como todos saben, resulta pues que no todos pensamos igual, y que a Fujimori lo metieron preso por un cuarto de siglo, es decir "hasta que se pudra en la cárcel".

Lo raro de todo este asunto y lo que me motiva a escribir este post, es que en los últimos meses se viene hablando de sacar al Fujimori con un Indulto Humanitario, porque ahora parece que el pobrecito... Caray! Se nos va a morir en la cárcel!

¿Quién los entiende? ¿No es eso lo que querían?

En El Comercio de ayer y hoy el Presidente del Congreso habla de indultar -también por razones humanitarias- al mismísimo Abimael Guzmán. Plop!

Qué clase de incosecuentes somos que no podemos mantener nuestras sentencias judiciales. ¿Es que no pensamos las cosas bien antes de hacerlas?  No deberíamos manejar la ley en base al humor político del momento, ni a la hora de condenar ni a la hora de indultar. 25 años son 25 años, cadena perpetua significa hasta que te mueras... no hasta que me de penita!

Si no tenemos la firmeza de sustentar nuestra decisión de que alguien se muera en la cárcel, entonces eliminemos la Cadena Perpetua de nuestro menú de condenas. O bien cambiémosla por una Cadena Pre-petua, es decir, te vas preso casi-toda-tu-vida, hasta justito antes de que te mueras, para que no nos dé cargo de conciencia, podamos dormir tranquilos y quedemos todos como buenitos.

No pues... Si como país condenamos a dos personas a morir en la cárcel, pues ambos tienen que pasar hasta el último de sus días en la cárcel, nos guste o no.