Mistura: con M de Marca.

Nunca más me quejaré de mi suerte: soy un lecherazo! Hace poco me tocó participar en la creación de la que pronto será una Marca Mayor, Mistura, la marca que a partir de este año representará a la Feria Gastronómica de Lima, y por extensión a la misma Comida Peruana.  De la experiencia saco algunos aprendizajes que creo vale la pena compartir. Análisis y Estrategia. La primera edición de la Feria en el 2008 fue un gran éxito y se presentó como “Feria Perú Mucho Gusto”, una marca prestadita por PromPerú.

Para este año el equipo tenía una duda: ¿Debían continuar con la marca que les había dado tanto éxito o crear una marca propia? Habían miles de páginas en la web haciendo referencia a Perú Mucho Gusto... de cambiar la marca, las perderíamos. 
Luego de algunas conversaciones, todos coincidimos: el futuro de la Feria es tan grande que era indispensable tener absoluto control y propiedad sobre su marca. Aunque fuera doloroso y riesgoso, había que dar el paso y darlo ya.

Brief: Lo conocía, pero nunca había trabajado con Gastón Acurio antes. Es un gran General. Tuvimos una breve sesión de brief en su taller de Barranco, donde Gastón nos compartió su visión de la Feria: cómo la imaginaba de aquí a 20 años... a 50 años. Él imagina un evento mundial de primer orden que cada año celebre la Diversidad Universal, teniendo como anfitriona y centro de la fiesta a una de sus hijas predilectas: la Comida Peruana.  Verlo moverse en la utopía fue realmente inspirador y nos comprometió en el búsqueda.

Búsqueda y Diferenciación: Si le tienes miedo al trabajo duro y a ser diferente, el desarrollo de marcas no es para ti. Haciendo un paralelo con el mundo culinario, el Branding no es fast food, más bien es como esa cocina de autor en la que uno siente que el cocinero se pasó años buscando esa alquimia perfecta. Para llegar al nombre Mistura exploramos quizás unas 200 o 300 alternativas. La gráfica fue un proceso similar: en una primera entrega Bernie Terukina presentó el logo seleccionado entre muchas alternativas. Cuando Gastón lo detectó dijo “Ese es! Ese es peruano, diferente, nuestro”. Pero como todos queríamos estar 100% seguros, cuando Irzio Pinasco pidió explorar algunas alternativas más Bernie no dudó en trabajar una docena de diseños adicionales. El proceso sirvió para confirmarnos en nuestra primera elección.

Firmeza: Todo cambio genera temor, dudas y movimientos conservadores. Muchas personas advirtieron del riesgo del cambio de marca; muchos criticaron los colores y el nombre Mistura. ¿Por qué no Mixtura con equis? ¿Por qué no Mezcla? Pero el equipo de APEGA (Asociación Peruana de Gastronomía) dio una lección de cohesión: una vez la decisión fue tomada, ya había pasado el momento de la creación y había llegado el momento de la acción unificada. Y así se cocinó Mistura.

Cocinero a tu cocina. ¿En cuántos eventos habrán participado los miembros de APEGA? ¡En todos! Pero ni por esas se les pasó por la cabeza hacerse cargo de la organización de esta Feria. Para ello invitaron a Stimulus, empresa especialista en grandes eventos. Y así lo hicieron en todo: se rodearon de los mejores especialistas en cada disciplina. El sueño era grande y la apuesta también: cuando se lanzaron a la piscina hicieron un presupuesto negativo de US$1‘500,000 y sabían que para reunirlo debían hacer las cosas muy bien.

Y vaya que les fue bien! La noche que terminó Mistura 2009 en el Panchita, Gastón me dijo: “Ya tenemos una marca.” Y es verdad. Hoy la prensa sigue hablando del Efecto Mistura, y en Facebook y Twitter la comunidad Mistura sigue creciendo todos los días, incluso un mes después de terminado el evento.

Hace poco Gastón invitó a una reunión para revisar de lo que había sido Mistura y compartir aprendizajes y lecciones para la próxima edición. Al ver a todos estos cocineros me sentí en una reunión de poetas, me sentí en un grupo de soñadores optimistas que quieren cambiar el mundo entero a base de un poco de sal, pimienta y ají.  Son amigos entre si, se ayudan, se bromean, se elogian; no pierden el tiempo en celos ni envidias: trabajan duro y se divierten duro.  Quizás ellos conocen la receta del Perú que estamos viviendo desde hace unos años.

Rolando Arellano -también presente en la reunión- me dijo: “qué bien me siento de estar ayudando a que esta gente haga Historia”. Yo seguía pensando: nunca más me voy a quejar de mi suerte.