Publicidad por si las moscas.

Para atraer visitas hacia el stand de su cliente -Eichborn- en la Feria del Libro de Frankfurt, a la agencia alemana de Jung von Matt/Neckar se le ocurrió colgarle un banner ultra ligero a 200 moscas y soltarlas a hacer su trabajo.

El banner se pegó con una cera natural que se despegaba sola después de un rato, así que ninguna mosca fue dañada en la realización de este comercial. Eso libera a los autores de cualquier cargo criminal, pero no de hacer trabajar a estas moscas sin pagarles nada a cambio. Esclavistas!