Zune vs. iPod.

El 11 de Noviembre, Microsoft lanzará al mercado su tan anunciado Zune. Al contrario de lo que se podría esperar de un jugador que llega al mercado casi 3 años más tarde que el líder, en esta ocasión Bill Gates le manda señales claras a Steve Jobs de no querer malbaratear el mercado de reproductores: ha puesto la versión de Zune de 30GB al mismo precio que el iPod de 30GB: US$249.99. El mensaje es "Hey Steve, compitamos tecnología contra tecnología y hagamos plata en el camino".

En esencia Zune no parece mucho más que un iPod con una pantalla un poco más grande, pero tiene su qué: esa pantalla de 3 pulgadas, permite ver mucho mejor las cosas cuando se usa el reproductor horizontalmente. Una buena idea, especialmente ahora que se pueden bajar y ver películas y series en estos reproductores.

Bienvenido a lo social.

Pero la mayor innovación de Zune y su ventaja frente al iPod es que con Zune puedes intercambiar archivos en forma inalámbrica entre un Zune y otro Zune.

Pero no se emocionen tanto: puedes compartir una canción con un amigo, pero él sólo podrá escucharla hasta 3 veces en 3 días, después de eso tendrá que comprarla. ¿Una sobre-promesa? No del todo creo yo. Después de todo, con las canciones y los videos hay derechos de autor involucrados, pero la función de compartir archivos puede ser útil para compartir otras cosas, como documentos y fotografías. Claro, esta función suena muy bien, más no es tan útil si es que todos tus amigos tienen iPod: necesita masa crítica.

Pero bueno, esta es la gran ventaja diferencial de Zune, y la agencia a cargo lo ha traducido en el concepto "Welcome to the Social". En el site se pueden ver 6 comerciales, que pretenden construir una imagen ultra-cool, pero que -en mi humilde opinión- no lo logran del todo.

Hagan sus apuestas.

¿Qué pasará en el mercado de reproductores y el de música digital? ¿Cómo reaccionarán los consumidores?

El liderazgo de iPod es enorme en la categoría y destronarlo no puede ser una tarea tan fácil como ponerle un par de chiches más a un aparato.

No menosprecio la función de compartir archivos, ni la comodidad de una pantalla más grande, pero a decir verdad, son funciones que pueden ser copiadas muy rápido por Apple y que de seguro ya se están implementando en la nueva generación de iPods.

Lo que me inclina a apostar por la continuación del liderazgo de iPod no son las funciones tecnológicas de uno u otro aparatito, sino la inversión ya hecha en accesorios por los consumidores. Porque no sólo se trata de comprar un Zune, también hay que comprar el dock de Zune, el control remoto del Zune, los cables del Zune, los parlantes del Zune, el estuche de Zune, el cargador de Zune, el adaptador para el encendedor de auto de Zune, el iTrip de Zune...

Son cientos de dólares adicionales en accesorios que ya tengo para mi iPod y que seguramente podré seguir usando con las próximas versiones.

Además, no olvidar que al mismo tiempo que iPod lucha contra Zune en el terreno del hardware, se abre una batalla paralela, tan o más importante, en el mercado de la música digital. A la lider iTunes Store ahora se le enfrenta el recién llegado Zune Marketplace, que arranca -aquí sí- ofreciendo ventajas de precio: abonos de $14.99 por toda la música que puedas bajar en un mes. Nuevamente, me parece algo fácil de copiar por iTunes, que a lo largo de estos años de ha almacenado en su sistema mis temas favoritos, las canciones que he comprado, las que he rechazado, las series que bajé y en fin... una enorme batería de data que usan muy bien en su Marketing Relacional. Migrar a Zune ahora, implicaría tener que empezar de cero también en software.

Veamos que dice el mercado, pero yo le apuesto al iPod, por la gran masa crítica que ha acumulado y porque ha sido muy inteligente en la construcción de estas barreras de salida.